El estrés es el mensaje que nuestro cuerpo nos envía para llamarnos la atención sobre algo que no está dentro de sus planes. Si todo eso que anhelamos en nuestra vida fuera un punto de destino en un mapa, pero sin embargo nos estuviéramos dirigiendo en la dirección opuesta a ese punto, nuestro cuerpo y sus emociones, que sin duda son el mejor sistema de navegación que llevamos de serie, comenzarían a gritarnos: CUANDO PUEDA, CAMBIE DE SENTIDO.

Ir al artículo en sabiduriaconsciente.com

Compártelo en tu red