Durante los primeros años de nuestras vidas, nuestras mentes absorben toda la información que recogen nuestros sentidos para conformar un sistema de referencia, un conjunto de creencias que nos ayudará a entender la realidad. Por otro lado, esas creencias también nos establecerán límites a esa realidad, en un principio para proporcionarnos seguridad en nuestro aprendizaje, aunque más adelante necesitemos modificar y ajustar nuestras creencias para mantener un ritmo adecuado para nuestra evolución personal.

 

Sigue leyendo el artículo en sabiduriaconsciente.com

Compártelo en tu red