Cuando un jugador de baloncesto está en racha, todos los balones que lanza a canasta son puntos, físicamente sobresale por encima del resto de jugadores en la cancha, es prácticamente imparable cuando encara al contrario y además contagia su poder a sus compañeros de equipo. Física y mentalmente ha encontrado la zona óptima de su rendimiento.

En la vida, como en la cancha, existe también esa zona donde quieres estar. Lo sientes algunos días, en algunos momentos, cuando el esfuerzo que te requiere sacar adelante tu trabajo es mínimo y parece que los planetas se alinean para ponerte en bandeja todos los recursos que necesitas.

Seguir leyendo el artículo en sabiduriaconsciente.com

Compártelo en tu red