Podemos tener la impresión de que nuestra mente echa el cierre cuando dormimos para abrir de nuevo sus puertas cuando volvemos a despertar, pero es quizás en ese momento de “descanso” cuando mejor podemos aprovechar todo su potencial.

 

Sigue leyendo el artículo en sabiduriaconsciente.com

Compártelo en tu red